A pesar de que la extensa pandemia del COVID 19 sigue limitando gran parte de las actividades que conspiran contra el progreso de muchas comunidades, en Cañadón Seco se procura no frenar el avance de un programa de obras públicas destinadas a la modernización urbanística, sin descuidar normas de bioseguridad preventivas a la expansión del virus.

De esta manera, la Comisión de Fomento que preside Jorge Marcelo Soloaga, dio a conocer algunos de los emprendimientos que continúan en marcha “para generar nuevos espacios de transformación, manteniendo viva la esencia de nuestro pueblo y su historia”.

En ese contexto el jefe comunal resaltó que se trabaja en la remodelación de un predio que años atrás perteneció a una empresa de construcción, donde se reactivará del proyecto denominado “Gestión Integral de Residuos Sólidos Urbanos”.

El mismo constituirá una importante herramienta laboral y para ello se destinó una inversión de fondos comunales por un monto de 1.681.472 pesos.

Por otra parte, se recuperó un antiguo edificio en el que por muchos años funcionó la Proveeduría de YPF y hoy forma parte del patrimonio histórico de la localidad.

El mismo está siendo remodelado para ser convertido en una Proveeduría Cultural, un espacio moderno y confortable que mantendrá las líneas originales de la estructura ya que el objetivo es preservar los valores históricos y culturales que identifican a Cañadón Seco.

En una primera etapa, para esta obra que generará nuevas oportunidades, ya se han invertido16.756.819 pesos

Por separado, ya se concluyó la realización un mural de grandes dimensiones en el cual se reflejan imágenes representativas de la población que tuvo sus cimientes en la actividad rural y se transformó con el advenimiento de la industria petrolera.

Comentarios