En el ocaso del 74 Aniversario de Cañadón Seco el pasado, presente y futuro se convocaron en una inolvidable Noche de Gala para consagrar a sus Soberanos 2018 quienes con la energía de la juventud protagonizaron una velada inolvidable dónde reivindicaron los valores que consagran al Cañadón como una comunidad modelo dentro de la región.

Luisina Romero Olea quién fue elegida como Representante de los Pioneros, Ian Pozo Miranda como Representante de los Derechos Humanos fueron coronados por el Presidente de la Comisión Jorge Soloaga con profunda emoción como Soberanos de Cañadón Seco durante 2018-2019.

Los flamantes Soberanos brillaron junto con nueve Representantes que desplegaron con encanto y frescura los valores auténticos de una comunidad que se proyecta y transforma hacia el futuro.


Se distinguieron como Representantes a Melanie Benítez con su dulzura y amabilidad en Niñez y Juventud, por su interés en vivir y sentir la cultura a Valentina Bruschini en Turismo; por el amor y alegría de ser un ángel para toda la comunidad y una “gladiadora” Joana Silvera en Superación personal; con la confianza de un paso firme y seguro al presentarse agradecida de haber “Tenido la mejor infancia en Cañadón” Magalí Serrano en Medio Ambiente y desde la rebeldía y espontaneidad de una mujer actual Victoria Rodríguez Gil como representante de la Mujer.

En tanto, en Gas y Petróleo se distinguió a Ignacio Nievas; a Luca Romero Olea en Deporte; a Mateo Petroni quién puso en énfasis en defender la alegría en Cultura del Trabajo y a Ignacio Fernández quién destaca el legado histórico de su comunidad en Cultura.

Por su parte, Camila Martínez y Gustavo Choqui serán consagrados en Historia, tradición y Empeño en agosto ya que por motivos de fuerza mayor se encontraban fuera de la localidad.

La noche de Gala estuvo acompañada por la danza, en canto de grupos locales y regionales que desplegaron sobre el escenario su arte, como Gustavo Chandia, el Vagón Expreso, grupo de Danzas Árabes, folclore, tango y milonga y como broche de oro la reconocida banda “Tributo a los Beatles” Backbeat.
“Que florezcan mil flores”
Luisina. Alegre, curiosa y cuestionadora de la realidad. Con 15 años se autodenomina como toda una artista. Dibuja, toca la batería y el piano, pero destaca su pasión por bailar ya que dice “que es la forma más pura de expresarse”. Valora la amistad, unión y diversión. Adora a toda su familia, pero su mamá es su mayor debilidad. Entre sus deseos expresó que sueña con “defender y buscar justicia para hacer valer nuestros derechos”.

Ian. Desde la humildad y la fortaleza admite que se considera diferente a sus amigos. Con apenas 14 años valora profundamente la familia y el esfuerzo, dice “estar acostumbrado a intentar una y otra vez las cosas hasta que salen”. Vivió parte de su infancia en una estancia cercana estudiando a diario en Cañadón. Le gusta el rap, la química y es un apasionado del Taekwondo. Su libro preferido es “El príncipe” de Nicolás Maquiavelo.

Ambos jóvenes fueron seleccionados después de mucho trabajo en diferentes actividades durante todo un mes, cada uno asumirá la responsabilidad de representar a su comunidad con orgullo y la frescura para transmitir todos sus conocimientos.

Jorge Soloaga manifestó “Hay en estas pibas y pibes un futuro grandioso para nuestro pueblo. Estudiosos, solidarios, respetuosos, compañeros, comprometidos. Preocupados por los derechos humanos, por los derechos de la mujer, de los niños y de la juventud, por la participación de los estudiantes en las decisiones sobre educación, por la droga que daña y mata. Un verdadero orgullo de nuestro territorio”.

En un paso más hacia la transformación cultural, cuando hace dos años se prohibieron la realización de concursos de belleza por decisión de Jorge Soloaga para dar fin a procesos de cosificación hacia la mujer, Cañadón Seco comienza a ver los primeros destellos de una política que dignifica el protagonismo de sus jóvenes, recupera el legado de sus pioneros y apuesta fuertemente a un futuro de construcción colectiva.

Comentarios